• Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon

¿QUÉ ES LA MEDICINA DEL SUEÑO?

La falta de sueño afecta aproximadamente a 70 millones de estadounidenses. A través de la investigación, sabemos que esto repercute la salud física y mental de las personas. La apnea obstructiva del sueño afecta aproximadamente a 18 millones de estadounidenses, es decir, del 5% al 10% de la población de los Estados Unidos sufren de este síndrome. Siendo una condición frecuente, la mayoría de los pacientes con trastornos del sueño no son diagnosticados y por lo tanto no reciben tratamiento. Recientemente, los trabajos científicos de investigación han impulsado al sistema de salud a ser más proactivo en el diagnóstico y tratamiento de pacientes con este tipo de padecimientos. En Sleep Medicine Specialists of South Florida tenemos médicos especializados que ayudan a promover la importancia del sueño para su salud, ya que cuentan con más experiencia para diagnosticar y tratar con precisión todo tipo de trastorno.

SÍNTOMAS

A continuación, se muestra una lista de los síntomas que se observan en los pacientes con trastornos del sueño. Estos son sólo algunos de los problemas asociados con cada trastorno. Si usted o alguien que usted conoce tiene uno o más de estos síntomas amerita una evaluación especializada. Por favor llámenos para hacer una cita con nuestro médico.

 

Apnea obstructiva del sueño (aos)

  • Ronquidos

  • Falta de aire

  • Despertares a media noche

  • Despertar sintiéndose cansado

  • Quedarse dormido durante el día

  • Sueño excesivo durante el día

  • Incapacidad para completar tareas debido al cansancio

  • Problemas de concentración

  • Disfunción eréctil

  • Frecuentes deseos de orinar durante la noche

Aproximadamente 18 millones de estadounidenses sufren de AOS y la mayoría de estos pacientes no son diagnosticados.

Los factores de riesgo para la Apnea Obstructiva del Sueño incluyen: género masculino, edad avanzada, mujeres postmenopáusicas, cuello voluminoso, vías aéreas estrechas y presión arterial elevada. Muchos pacientes refieren de ronquido habitual o falta de aire durante la noche.

La AOS se presenta cuando un paciente tiene repetidos episodios de colapso de los músculos de la garganta, causando que no llegue suficiente aire a los pulmones. Esto trae como consecuencia una mala calidad del sueño, lo que se traduce en fatiga, pérdida de energía y somnolencia durante el día, así como trastornos del humor y dificultad para la concentración y la memoria. Hoy en día se admite que AOS se traduce en una serie de efectos a nivel cardiovascular tales como infarto cardíaco, accidentes cerebrovasculares, dificultad para controlar la presión arterial, alteraciones del ritmo cardíaco, aumento de la presión pulmonar y disfunción eréctil.

El diagnóstico se establece mediante la realización de un estudio del sueño y el tratamiento mejora el desempeño diario y disminuye la tasa de complicaciones cardiovasculares.

 

Insomnio

  • Dificultad para conciliar el sueño

  • Dificultad para permanecer dormido

  • Fatiga física y mental

  • Trastornos del humor

  • Despertare a media noche, con dificultad para dormir de nuevo

  • Pobre calidad del sueño

  • Dificultad para la concentración

El insomnio es una condición en la cual los pacientes tienen dificultad para conciliar el sueño y para mantenerse dormidos, afectando la calidad del sueño. Existen once diferentes tipos de insomnio y puede ser consecuencia de otro trastorno del sueño, como la apnea obstructiva del sueño, trastornos del ritmo circadiano o el síndrome de piernas inquietas.

El insomnio es una de las quejas más frecuentes en la población de Estados Unidos. Comúnmente se asocia a trastornos psiquiátricos. Cuando el insomnio persiste por más de 1 mes pasa a ser crónico y se traduce en una pobre calidad de vida y en un incremento de la incidencia de enfermedades cardiovasculares, incluyendo accidentes cerebrovasculares.

 

Narcolepsia

  • Somnolencia

  • Eventual debilidad muscular

  • Alucinaciones cuando se está quedando dormido o al despertar

  • Dormir en momentos inadecuados

  • Sueño fragmentado

  • Breve parálisis al despertar

Es una condición neurológica crónica y rara que se manifiesta en personas entre 15 y 30 años. Las personas con narcolepsia comúnmente se quejan de sueño excesivo durante el día, ataques de sueño, episodios de debilidad muscular mientras están despiertos y una breve imposibilidad para moverse o hablar al despertar. Es común encontrar sueño fragmentado con múltiples despertares durante la noche.

Los pacientes con narcolepsia pueden quedarse dormidos durante actividades sociales. Estas personas refieren una alteración de su estilo de vida ya que les impide completar tareas que normalmente deben realizar a lo largo del día.

Es importante realizar una adecuada evaluación de la narcolepsia a fin de mejorar las condiciones de vida del paciente. Para esto es necesario realizar un estudio del sueño nocturno, así como del diurno, que consiste en evaluar siestas durante el día.

 

Síndrome de piernas inquietas (SPI)

  • Sensación incomoda en las piernas y en los brazos en las noches, al intentar dormir

  • Urgencia irresistible de mover las piernas

  • Los síntomas empeoran con el descanso y mejoran con el movimiento

  • Dificultad para conciliar el sueño o para mantenerse dormido

El SPI se observa en el 5 al 10% de la población general. Es un desorden neurológico en el cual el paciente describe un deseo incontrolable de mover las piernas. La condición típicamente empeora en las noches, cuando el paciente se dispone a dormir, evitando que pueda conciliar el sueño. La persona lo percibe como dolor, incomodidad, inquietud o sensación desagradable en una o ambas piernas. En algunos esta sensación se extiende a los brazos. Puede ser tan frecuente como todas las noches. Muchos pacientes con SPI presentas movimientos de las extremidades estando dormidos. Esta condición se denomina Trastorno Periódico del Movimiento de las Extremidades. Algunos pacientes con SPI presentan deficiencia de hierro o alguna vitamina, que se puede determinar por medio de exámenes de sangre. El tratamiento es con medicamentos específicos y con suplemento de hierro y/o vitaminas.

El diagnóstico se basa en la historia clínica obtenida del paciente.

 

Trastornos del ritmo circadiano (CRSD)

Incluye una serie de 9 subtipos diferentes entre los cuales se encuentran:

  • Quedarse dormido antes de lo habitual

  • Quedarse dormido después de lo habitual

  • Trastorno por turnos de trabajo

  • Descompensación horaria (jet lag)

  • Irregularidad del ciclo sueño-vigilia

Alguno de las medidas que nos ayudan a adecuar nuestro reloj interno del sueño incluyen suplementos de Melatonina (que es una hormona producida por nuestro organismo que induce el sueño), luz solar, ejercicio, alimentación y actividades sociales. El diagnóstico se establece con la elaboración de un diario del sueño, así como la actigrafía por medio de un dispositivo de pulso que nos ayuda a registrar los niveles de actividad y de sueño.

El tratamiento incluye la planificación de un horario de sueño, luz brillante programada y la ingesta de melatonina. Para el trastorno de Descompensación Horaria y del Trastorno por Turnos de trabajo se puede utilizar la cafeína, somníferos y estimulantes, además de las medidas mencionadas anteriormente.

 

Parasomnias

  • Pesadillas

  • Comer mientras duerme

  • Actuar lo que se sueña

  • Caerse de la cama

  • Caminar dormido

  • Hablar dormido

  • Rechinar los dientes (bruxismo)

  • Orinarse en la cama (en niños y adultos)

Las parasomnias son un grupo de trastornos que dan lugar a eventos físicos indeseables o experiencias que se producen durante el sueño. Hay 15 tipos diferentes de parasomnias que se clasifican según la etapa del sueño en que ocurren. Las parasomnias como el sonambulismo son comunes en los niños, pero la buena noticia es que la mayoría de los niños cuando crecen ya no sufren de estos trastornos. Los adultos que sufren de parasomnias generalmente sufrieron de una o más parasomnias durante la niñez.

 

Las parasomnias pueden confundirse con convulsiones nocturnas, por lo que es necesario realizar un estudio del sueño para diferenciar las dos condiciones. El tratamiento consiste en precauciones medioambientales y medicamentos.

Logo for website.png